Si Los Perros Hablaran… 6 mitos que desmentirían.

Los mitos sobre los perros han estado dando vueltas desde hace mucho tiempo ya que los perros fueron domesticados por primera vez hace miles de años. Y si bien son sin duda fascinantes e intrigantes animales, si se les da la oportunidad, probablemente les gustaría disipar algunos de los conceptos erróneos que los seres humanos tienen sobre la especie.



A continuación, ver lo que nuestros perros tuvieron que decir (o, al menos, lo que sospechamos que nos dirían si podían hablar) acerca de algunos de los mitos más comunes que hay.

Tal vez eso es un poco exagerado, pero los cachorros a menudo presentan a sus nuevos propietarios desafíos inesperados. Aquí están algunas cosas que, como propietario de un nuevo cachorro, podrías encontrar sorprendente.

Los perros no ven colores

Este ha estado dando vueltas desde la década de 1930, cuando Will Judy, un gran fan de todas las cosas de perros y el fundador de la Semana Nacional del Perro, afirmó que los caninos podían ver sólo en tonos de negro y gris. Esto está lejos de la verdad. Tenemos menos receptores sensibles al color que los seres humanos, lo que significa que nuestro espectro de color es ligeramente más estrecho, pero, bueno, al menos nuestra percepción de color es mejor que la de un gato!

La boca de un perro es más limpia que la de un ser humano

¿Alguna vez has visto a un humano comer de la basura? ¿Lamer sustancias desconocidas de la calle? ¿Comer caca de gato? Tampoco yo, pero los caninos hacemos esas cosas todo el tiempo. Es divertido y nos gusta. (Lo siento, pero no lo sentimos jeje) Ahora, tenemos algunas cualidades en la boca útiles, como una lengua que puede eliminar la suciedad de una herida y la saliva que es la primera línea de defensa contra la infección. Pero la realidad es que los perros comemos algunas cosas asquerosas, y tenemos muchas bacterias, algunas de ellas potencialmente dañinas, en nuestras bocas. Entendemos si no quieres que te besemos. ¡Pero eso no significa que no intentaremos!

Un perro siente culpa

Podemos agachar nuestras cabezas o dejar caer nuestros ojos después de haber masticado tu cuaderno o destruido la basura, pero eso es porque tu estás gritandonos! Realmente no entendemos que esas cosas son inaceptables en el mundo humano. (Y por cierto, siquiera sabes lo aburrido que sois todos?¡Masticad un zapato por una vez en sus vidas!) Todo lo que sabemos es que estás molesto por algo y usamos nuestras habilidades de apaciguamiento para tratar de aplacar tu ira. El hecho de que parezca que nos arrepentimos, no significa que lo hagamos. Sólo sabemos cómo hacerlo. ¿Puedes culparnos?

Los perros sólo comen hierba cuando están enfermos

No saquéis conclusiones si nos ves comiendo el césped. Antes de subirnos al coche para una visita de emergencia al veterinario, preste atención a la cantidad de hierba que estamos comiendo y si lo mantenemos o no. A veces nos gusta comer un poco de hierba. Sin embargo, si es una ocurrencia común, estamos comiendo toneladas de materia o estamos vomitando después, es una buena idea llevarnos al veterinario. Si bien comer hierba no significa necesariamente que estamos enfermos, podría significar que algo más está pasando.

Los perros tienen mal aliento

Voy a admitir, algunos de nosotros tenemos mal aliento, pero no es nuestro estado por defecto. Y no es debido a todos las cosas sucias que comemos, tampoco. Si un perro tiene mal aliento suele ser un signo de algo ligeramente más grave que la comida pegada entre los dientes. Podría ser un problema dental o un problema de estómago. Si tenemos mal aliento, asegúrate de que el veterinario nos eche un vistazo para asegurarnos de que no hay un problema médico.

No puedes enseñar a un perro viejo nuevos trucos

Bueno, por supuesto que puedes! Ciertamente, cuanto más viejas son todas las criaturas más tozudas se vuelven, pero los perros de cualquier edad pueden ser entrenados – al menos hasta cierto punto. De hecho, el entrenamiento puede tener bastantes ventajas para los perros más viejos, como confianza creciente y un vínculo consolidado entre el perro y el ser humano. El truco consiste en que los humanos establezcan expectativas razonables para su perro mayor y comprendan que es posible que no podamos realizar física o mentalmente ciertos trucos que nuestros homólogos más jóvenes y más veloces podrían ser capaces de hacer. Se paciente con nosotros a medida que aprendemos nuevos comportamientos (y posiblemente romper algunos hábitos menos deseables). Créenos, cuando hay una recompensa involucrada, la mayoría de nosotros se levantará a por ella no importa la edad que tengamos!

El hecho de que ciertos conceptos se pasen de propietario de perro a dueño de perro no significa que sean verdad. No dude en preguntarle a su veterinario si tiene una pregunta sobre su perro.

Nota del editor: En realidad no hemos entrevistado a perros para este artículo. Lo intentamos, pero estaban demasiado ocupados cavando en la basura. ¡Vaya!